INFORMACIÓN DESTACADA

Manejo de plagas de la viña en Chile

Luis Sazo Rodríguez

Departamento de Sanidad Vegetal. Universdad de Chile

De acuerdo a información oficial del año 2013, el cultivo de la vid en Chile representa el 58,9% del total de la superficie dedicada a frutales  que asciende  a 300.061 hectáreas donde se incluye frutales de pepita, carozos, cítricos, paltos, nogales, etc.

La superficie de vid para la elaboración de vinos es de 125.946 hectáreas, orientada primordialmente a la exportación como vino en botella o granel, principalmente al mercado norteamericano y Reino Unido.

De acuerdo a información oficial del año 2013, el cultivo de la vid en Chile representa el 58,9% del total de la superficie dedicada a frutales  que asciende  a 300.061 hectáreas donde se incluye frutales de pepita, carozos, cítricos, paltos, nogales, etc.

La superficie de vid para la elaboración de vinos es de 125.946 hectáreas, orientada primordialmente a la exportación como vino en botella o granel, principalmente al mercado norteamericano y Reino Unido. La superficie de uva para consumo fresco es de 53.727 ha, y su principal objetivo es la exportación al mercado norteamericano, países asiáticos, Europa y Latinoamérica.

El principal desafío de la industria vitivinícola es producir vinos de calidad, libres de residuos de plaguicidas y, por esta razón, varias de las empresas del rubro orientadas a la exportación, tienen sus propias exigencias en materias de moléculas aceptadas en un programa fitosanitario y, además, algunas restringen arbitrariamente el empleo de plaguicidas especialmente en los 60 días previos a la cosecha. A su vez, la industria de  la uva de mesa, si bien cumple fielmente con las tolerancias de residuos que le imponen  los diferentes mercados, presenta otra importante restricción, como lo es la tolerancia cero de algunos organismos que puede limitar el ingreso de dicha fruta a esos mercados, principalmente asiáticos y latinoamericanos.

El complejo de plagas de importancia económica asociadas a la vid es limitado, y, obviamente, muestra diferencias importantes entre la uva para vinificar y la de mesa, lo que está en clara concordancia con la naturaleza del producto final. En vid para vinificar, la principal especie es Brevipalpus chilensis (Acarina: Tenuipalpidae), ácaro nativo, plaga clave del cultivo en variedades tintas como Cabernet sauvignon, Merlot, Carmenere, y blancas, como Chardonay.

Esta especie hiberna como hembra adulta y durante la temporada completa hasta 5 generaciones. Se establece en el envés de las hojas, y puede ser especialmente grave en Cabernet sauvignon, donde puede secar totalmente los brotes a inicios de temporada.

El control natural es limitado, ya que el ácaro depredador Neoseiulus californicus (Acarina: Phytoseiidae) presente en estos agroecosistemas, tiene escasa preferencia por este tipo de presa. Por la anterior, el control se realiza en brotación con acaricidas específicos de distinto modo de acción como acrinatrina, acequinocyl, spirodiclofen e incluso el aceite mineral parafínico que, además, presenta adecuada acción sobre oidio.

Se prefiere el control temprano porque ofrece mayor eficacia, por la facilidad de cubrimiento de la hoja, menor costo e impacto ambiental. La otra especie que en los últimos 3 años ha adquirido importancia económica especialmente en viñedos es la Polilla europea del racimo, Lobesia botrana(Lepidoptera: Tortricidae). Detectada oficialmente en abril del 2008, hoy se encuentra establecida en varias unidades productivas de la zona central del país, en una extensión de 300 km, a pesar de estar sometida a un programa de erradicación.

El traslado de fruta desde zonas infestadas a zonas libres, el empleo de insecticidas de reducido efecto sobre la plaga y la falta de un programa amplio de manejo en parrones caseros contiguos a unidades productivas, son las principales causales de este aumento preocupante de las poblaciones en las últimas 3 temporadas.

La estrategia oficial de manejo de la plaga en lugares sólo con detección, considera 2 aplicaciones de insecticidas a la primera y segunda generación, y una a la tercera generación. A su vez, en lugares donde la especie se ha establecido, se emplea la técnica de confusión sexual principalmente con Isonet L, complementado con el programa de insecticidas ya mencionado. Es importante mencionar que esta última estrategia fue la empleada en las dos primeras temporadas del programa de erradicación con éxito indiscutible. Quizás la diferencia fundamental está en el tipo de insecticidas usados en esa oportunidad en que el criterio definido para la selección del plaguicida fue que estuviese registrado en Europa para este objetivo, y demostrase clara y efectiva acción sobre la plaga. Hoy, se emplean con éxito insecticidas como flufenoxuron, fenoxicarb, diflubenzuron, phosmet, metoxyfenocide, spinosad y clorantraniliprole entre otros. Insecticidas de origen biológico del grupo Bt, muestran reducida acción sobre esta plaga.

Por otra parte, la situación en uva de mesa es preocupante; a pesar de tener niveles de infestación bajos de Lobesia, el solo hecho de estar en zonas infestadas en atención al carácter cuarentenario de este insecto, pone en riesgo el envío a mercados asiáticos y latinoamericanos como México, que han indicado expresamente su intención de evitar la compra de fruta procedentes de zonas infestadas.

Finalmente, esta temporada se han producido dos nuevos hechos relacionados con esta plaga en Chile. Se detectó la presencia de Lobesia en una inspección fitosanitaria en cereza y, la segunda y más importante, también en arándanos. Si bien a la fecha ambas especies frutales son hospederos temporales, los hechos han revestido tal gravedad que, EEUU, principal comprador de arándanos (aproximadamente 70% del mercado) a través de Aphis, ha decretado la obligación de fumigar en origen para ingresar a ese mercado lo que, definitivamente, limita la vida en postcosecha y, con ello, el negocio de exportación. En uva de mesa, el complejo de plagas de importacnia económica es diferente. Además de Lobesia, en las zonas informadas se agrega Frankliniella occidentalis (Thysanoptera: Thripidae) y el complejo de Pseudococcus, especialmente P. viburni (Hemiptera: Pseudococcidae) principal causa de rechazo en las inspecciones fitosanitarias de fruta en Chile.

F. occidentalis fue detectado oficialmente en 1995, año en que se produjo una importante sequía que significó la pérdida completa de la cosecha en algunas variedades de nectarinas y también en uva de mesa. La especie, ampliamente distribuida en la zona central, sur e incluso norte, es considerada plaga clave en estos frutales a los que se agrega cerezo y duraznero. Requiere imperiosamente de un manejo regular en períodos críticos con insecticidas específicos y, en el caso de nectarinas, de medidas culturales complementarias como deshoje y desbrote para limitar el ataque en la fruta. En uva de mesa, se ha detectado importante daño en floración (halo spot) especialmente en variedades blancas, y también en variedades de color como Red globe, cuyas bayas se rompen en aquellos lugares de oviposición; también se observa en forma creciente y preocupante daño en post-cuaja que se expresa como una mancha anular en las bayas que están en contacto especialmente en las partes internas del racimo. En floración,  se realizan habitualmente entre 1 y 4 aplicaciones, dependiendo del largo del período. Para el control, se emplea habitualmente spinosad  y, en los casos que la carencia lo permita por el mercado de destino, acrinatrina o bifenthrin. En postcuaja, se emplea preferentemente spinosad por carencia, y suele ser imperativo para aquellas unidades contiguas a cerros o lugares con abundante vegetación natural.

Por otra parte, es importante indicar que, desde hace tres años, se estudia el efecto de aceites tanto minerales como vegetales en frutales de carozo (nectarinas y cerezos ) con el objetivo de reducir la incidencia de daño de F. occidentalis mediante aplicaciones de precosecha. Estudios similares se iniciaron esta temporada en uva de mesa orientados a reducir el daño de este insecto en el período de post-cuaja. Otro importante insecto asociado a la uva de mesa es P. viburni, se considera  una plaga clave del cultivo. Se encuentra en más del 90% de los parronales en Chile. Se establece en la parte aérea de la planta e incluso bajo el suelo en la zona del cuello. Se asocia a varias malezas comunes en estos agroecosistemas como: correhuela (Convolvulus arvensis), tomatillo  (Physalis angulata L), falsa frutilla (Duchesnea indica (Andr.) Focke) y malva (Malva parviflora L.) entre los principales y, además, en especies arbóreas como acacio (Robinia pseudoacacia) y varias especies ornamentales; todos ellos constituyen una importante fuente de infestación a unidades productivas. El complejo de enemigos naturales asociado a ese insecto e informado en nuestra literatura es numeroso, sin embargo, en unidades sometidas a tratamientos regulares, no se observan, razón por la cual su manejo depende del empleo de insecticidas y de algunas medidas culturales como deshoje especialmente en uva para elaboración de vino.

P. vuburni hiberna principalmente como huevo, y completa 3 generaciones por temporada. La segunda y la tercera se desarrollan incluso en el interior del racimo. La primera generación se desarrolla generalmente bajo la corteza suelta, alimentándose directamente del floema o bien en sectores sombríos y húmedos de la planta. La presencia de ovisacos o individuos vivos en las inspecciones fitosanitarias es la principal causa de rechazo para ciertos mercados, ya que el daño directo por alimentación es irrelevante.

El manejo de esta plaga se basa en un programa que considera aplicaciones en postcosecha (2 o eventualmente 3) con organofosforados sintéticos como clorpirifos que tiene restricciones en precosecha, diazinon e incluso algunos reguladores de crecimiento como buprofezin que controla solo juveniles, y aplicaciones en primavera de spirotetramat en el período de postcuaja.

Información destacada

Aviso legal

De acuerdo con la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999, de 13 de diciembre, Promotora de Exportaciones Catalanas SA (en adelante PRODECA), con domicilio en Gran Via de les Corts Catalanes, 620, principal, 08007 Barcelona, y NIF A58241316, informa que las imágenes contenidas en el web www.smartfruitcongress.cat forman parte de un fichero propiedad de PRODECA. La finalidad de este fichero es la promoción, a través de su portal, de las actividades que desarrolla PRODECA – SmartfFruit IPM International Congress.

PRODECA garantiza que, cuando lo desee, podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición enviando un escrito a la dirección postal anteriormente indicada, con la referencia "PROTECCIÓN DE DATOS - SMARTFRUIT", o a través del correo electrónico smartfruitcongress@smartfruitcongress.cat.

En concreto, para ejercer correctamente sus derechos, deberá indicar claramente en su escrito los siguientes aspectos:
- Nombre, apellidos y fotocopia del Documento Nacional de Identidad y Pasaporte.
- Petición en que se concreta la solicitud.
- Domicilio a efectos de notificaciones.
A la vez, informamos que PRODECA se reserva la libertad de eliminar de su web cualquier contenido que interprete que vulnera la legislación actual aplicable.

De acuerdo con el artículo 17.1 de la Ley 19/2014, la ©Generalitat de Catalunya permite la reutilización de los contenidos y de los datos siempre que se cite la fuente y la fecha de actualización y que no se desnaturalice la información (artículo 8 de la Ley 37/2007) y también que no se contradiga con una licencia específica.

Política de protección de datos

De acuerdo con la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999, de 13 de diciembre, Promotora de Exportaciones Catalanas SA (en adelante PRODECA), con domicilio en Gran Via de les Corts Catalanes, 620, principal, 08007 Barcelona, y NIF A58241316, informa que las imágenes contenidas en el web www.smartfruitcongress.cat forman parte de un fichero propiedad de PRODECA. La finalidad de este fichero es la promoción, a través de su portal, de las actividades que desarrolla PRODECA – SmartfFruit IPM International Congress.

PRODECA garantiza que, cuando lo desee, podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición enviando un escrito a la dirección postal anteriormente indicada, con la referencia "PROTECCIÓN DE DATOS - SMARTFRUIT", o a través del correo electrónico smartfruitcongress@smartfruitcongress.cat.

En concreto, para ejercer correctamente sus derechos, deberá indicar claramente en su escrito los siguientes aspectos:
- Nombre, apellidos y fotocopia del Documento Nacional de Identidad y Pasaporte.
- Petición en que se concreta la solicitud.
- Domicilio a efectos de notificaciones.
A la vez, informamos que PRODECA se reserva la libertad de eliminar de su web cualquier contenido que interprete que vulnera la legislación actual aplicable.

De acuerdo con el artículo 17.1 de la Ley 19/2014, la ©Generalitat de Catalunya permite la reutilización de los contenidos y de los datos siempre que se cite la fuente y la fecha de actualización y que no se desnaturalice la información (artículo 8 de la Ley 37/2007) y también que no se contradiga con una licencia específica.